Caminar (o el arte de vivir una vida salvaje y poética)

Puede que camines tan lejos que que resulte difícil volver a lo que es normal, a lo que era antes un trabajo, ¿un hogar? Se camina hacia algo nuevo. Cuando se camina lo suficiente, se empieaza a sentir que uno se ha embarcado en una larga peregrinación. ¿Por qué interrumpirla? ¿Por qué no seguir? ¿Hacia qué? ¿Hacia quién? ¿Hacia dónde? No lo sabemos. Caminamos.

¿A qué había venido a París? A nada. Quería callejear. Quería holgazanear. Quería quedarme en la cama. Quería quedarme sentado en el alféizar de la ventana de la habitación del hotel y mirar a los transeúntes. Mayores planes no tenía. Bueno sí, quería tomar unas notas.

[“Caminar (o el arte de vivir una vida salvaje y poética)”: un must para almas viajeras, de Tomas Espedal. Gracias a Melchor/Mariajo, que siempre, siempre trae buenos libros por Navidad]

13 thoughts on “Caminar (o el arte de vivir una vida salvaje y poética)

  1. Me gustan las fotos, la primera me flipa!

  2. Cucho says:

    ¿Interrumpirla? no lo hagas…

    Tengo un amigo irlandés lleva en Japón 15 años. Con lo que gana -mucho- dando clases de inglés en colegios pijos cuatro o cinco meses al año se permite participar en un proyecto, una especie de ‘profesores sin fronteras’ por el sudeste asiático. Básicamente enseñan inglés a niños en la selva para que puedan salir al mundo, y lo hacen gratis, claro. No tiene nada, ni carnet de conducir, ni casa fija, su vida cabe en una maleta literalmente, pero le hace muy feliz. Últimamente se remordía por no tener una vida asentada y buscaba cómo venir de vuelta a Europa, la crisis de los cuarenta supongo. Intenté quitarle la idea. Sin remedio asentar la cabeza significa agachar la cabeza en nuestra opulenta sociedad occidental y conociéndolo, no va a ser feliz de ninguna manera, muy al contrario… Un día me alegró contándome que está montando su propio proyecto lo que retrasará su vuelta unos años.

    No te conozco, pero lo que he leido de tus relatos, tus opiniones y lo que muestras de tu vida en tus fotos me da que tu tampoco serías feliz con una hipoteca.

    Por pura salud mental… sigue caminando. Aquí las calles acaban con una señal de stop.

    C

  3. Javier says:

    Yo también fuí a París a tomar fotos, que es casi como tomar notas, pero… en mi caso tuve que ir para desandar lo andado. A veces, la vida es así. Preciosa la foto.

    Un beso enorme.

    Javier

  4. desubicada says:

    Puede que camines tan lejos que lo que menos importe sea el desplazamiento físico.

    Puede que el hogar esté en una nube y el trajo en tu interior.

    Puede que lo normal en ti esté totalmente fuera de la norma.

    ¿la foto de la ventana es en Benigno S.? Me gusta mucho

  5. isa says:

    @Cucho, @Javier, @desubicada: no creo que la libertad tenga que ver con las hipotecas, sino con los stops autoimpuestos. gracias por vuestros comentarios, enriquecen :)

    ¡y qué éxito las fotos! gracias… la primera es del verano pasado en el desierto de México y la hizo Carlos; la otra tiene ya unos añitos… Por cierto, esa ventana no está ni en París ni en Madrid; es de ‘mi’ hotel en Londres, y aunque parezca que está muy alta, en realidad es un primer piso. Pero me recordaba mucho a la cita de Espedal…

  6. chicholo says:

    walk on isa :)

  7. albert says:

    Casualidad… también estuve en París no hace mucho, a callejear. Casi ni hice fotos esta vez :) París, ese refugio.

  8. Miguel says:

    Camina disfrutando la vida, disfruta la vida caminando hacia donde quieras ir, lo que desees hacer es el único limite que impongas a tu mente, no importa si estás en Paris o México, el camino lo encontrarás dónde menos lo esperes, no te canses de buscar, llegará! no desesperes tu andar, aparecera, sé feliz y disfruta lo que haces, lo que vives, siéntete feliz con lo que tienes, que mucha gente te llevamos en nuestro corazón. tq

  9. georgesbovary says:

    Uhmm…! :/

    Mucho título para tan poca letra, ¿no? El título es impactante, sí, pero el contenido, bien, así como andanzas está bien pero le falta. Yo al menos esperaba más, algo, sí… Salvaje y poético. Y el libro me resulta costumbrista complaciente.

    A pesar de lo cual, volvería a leerlo… ¿no conoceréis algún otro título, este sí, Salvaje y Poético? Ya que estamos…

  10. juan says:

    Yo también me lo leí. Un libro especial de verdad.Maravilloso.

    Camina si miedo.

  11. juan says:

    La carretera. Jack Keoruak

    El Camino. Jack London. Este acaba de salir en español.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>